Reto de celebrar.

En 2016, corrí en la ciudad de Victoria, British Columbia, Canadá mi maratón número once, once ocasiones he corrido durante 4 horas los 42,195 metros de esta fascinante y encantadora prueba.

Este año terminé el maratón, estaba convencido que terminaría, porque ya lo había hecho, sin embargo al final no estaba muy contento con mi tiempo, se notaba en mi cara. Al finalizar la carrera mientras caminábamos al carro, mi esposa me dijo: Son pocos los que terminan un maratón celebremos. Hasta ahí recordé que es un logró, siempre hay un motivo para celebrar.

Hoy mi esposa concluyó una de las sesiones de su tesis de doctorado, para los que han escrito una tesis, saben qué significa terminar un capítulo. Ella me dijo: terminé la sección dos. Lo primero que se me ocurrió fue levantar las manos y celebrar con mis hijas. Gritas y decir: “Su mamá hizo algo fantástico” terminó un capítulo !celebremos!

Mi esposa dijo: Gracias porque estaba tan cansada que se me había olvidado.

En ocasiones es tanto el trabajo que le ponemos a algo, el camino está tan lleno de situaciones complejas, que en lugar de celebrar solo queremos descansar.

El reto es celebrar las victorias del día a día. Celebrar que tenemos ojos para poder leer estas líneas, celebrar, la vida, celebrar con un café la plática de con un amigo o celebrar simplemente con una sonrisa y un vaso de agua.

El reto es darte tiempo hoy para celebrar y compartirlo con alguien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *