Hombre de fe

Ser una persona de fe, es creer que hoy es el día de la oportunidad, estar con los pies plantados en el piso y ver el cielFoto: Erika Cedillo (C)o y mirar todas las oportunidades.

Ser una persona de fe es ver los sueños tan claros en la mente antes de irte a dormir y al despertar que de pronto se vuelven una realidad que estás viviendo.

Ser una persona de fe es confiar en que estás en el camino correcto, que si las cosas no se están dando en este momento como “quieres” o como “deben” es porque viene algo más grande, es porque te estás entrenan
do para la siguiente etapa de tu vida.

Ser una persona de fe es confiar en lo que hoy soy.

Ser una persona de fe es estar seguro que todo lo que he vivido es para hacerme mejor y para dar lo mejor a mi familia,
a mis amigos a las personas que me rodean a este planeta.

Ser una persona de fe es dar gracias por la gran riqueza que hoy tengo, por lo prospero que soy.

Ser una persona de fe simplemente es dejarte guiar por tu intuición y confiar.

Ser una persona de fe es tener ganas de vivir porque el universo está contigo.

Ser una persona de fe es lo que YO SOY.

Deja un comentario