Estar enojado puede ser peligroso.

Este fin de semana tuve una plática genial con una reflexión increíble. ¿Sabías que en inglés la palabra enojo se escribe: “Anger” y la palabra peligroso se escribe: “Danger”? Si lo notas la diferencia es solo una “D”. Solo una letra puede hacer una gran deferencia en una palabra y en cómo nos sentimos. reflexion

Mi sorpresa fue que si no manejo mi enojo, me vuelvo un peligro.

Después conversamos sobre las situaciones que nos enojan y que nos pueden llevar a vivir experiencias de las que tal vez en el futuro podríamos sentirnos culpables o que podrían ser irremediables.

Casi todos sabemos qué nos hace enojar, sin embargo cómo hacemos para calmarnos, para tranquilizar la voz y la energía negativa que nos invade y nos lleva a reaccionar de una forma que puede causar consecuencias no gratas.

Así que repasamos lo siguiente para pasar de un estado de enojo a un estado de calma.

  1. Reconoce que estás enojado. Es humano tener este tipo de sentimientos y al reconocerlos una parte de la energía se libera.
  2. ¿Dónde sientes el enojo, en qué parte del cuerpo? Es más sencillo curar algo cuando le dices al doctor me duele aquí, si sabes donde te duele o dónde te afecta estás conectando con tu cuerpo.
  3. Tómate tu tiempo. Tal vez necesites tiempo para sentir. Es válido. Toma el tiempo que requieras, en un inicio puede ser que te tome 10 minutos reconocer y sentir, conforme pase el tiempo y tengas más consciencia de tu cuerpo el tiempo puede disminuir.
  4. Recuerda respirar. Cuando nos enojamos nuestro cuerpo usa más energía de la que comunmente utiliza, quema más oxigeno, se incrementa el ritmo cardiaco, una forma fácil de regresar al estado de calma es respirar. Dejar entrar aire fresco ayuda a regular los sistemas corporales.
  5. Una vez en calma. Puedes hacer esta pregunta. ¿este problema es tan grande que tengo que hacer esto así de grande o es un problema más pequeño? ¿Puedo vivir con el resultado?
  6. ¿Qué hará la siguiente ocasión? En alguna ocasión me tocó escuchar a un famoso actor mencionar que el vivía y revivía tres veces sus más famosas actuaciones. La primera antes de la función, la segunda durante la función, en estas dos partes cometía errores y probaba diferentes opciones que se basaban en su experiencia. Así volvía a revivir la función en su tercera ocasión, era lo que más le gustaba, era donde se veía haciendo lo que había hecho bien y rectificaba sus errores así para la siguiente ocasión, su cuerpo ya sabía lo que tenía que hacer.

Como papá cuando me enojo con mis hijas, ya reconozco que es humano tomar un tiempo para ver qué haría diferente la siguiente ocasión para ser el papá que quiero ser. Me imagino haciendo lo mejor que puedo hacer.

Me gustaría saber qué opinas. Envíanos un comentario a: comentario@pepeduarte.com

 

2 comentarios sobre “Estar enojado puede ser peligroso.

  • el Noviembre 22, 2016 a las 4:00 pm
    Permalink

    Hola Pepe muy interesante tu publicación y para mi resulta muy interesante el poder saber en q parte de mi cuerpo repercute el enojo. No soy muy buena para enojarme pero si m pasa. Creo son las rodillas y jajajajajaja es mi enfermedad de moda!! Creo en tu comentario y muchas gracias por darnos otros tips para solucionar los problemas!! Gracias!! Una delicia leerte.

    Respuesta
    • el Noviembre 25, 2016 a las 9:55 pm
      Permalink

      Querida Gaby, que linda por tus palabras. Como papás cada día estamos aprendiendo y estamos apoyando a nuestros hijos en su desarrollo aquí quiero compartir mis experiencias como papá y hacer conexiones entre personas que sentimos a veces lo mismo. Gracias por leer, seguiré escribiendo para que sigamos compartiendo experiencias. Un abrazo hasta méxico

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *