El reto de hacer algo “Asombroso”.

Cuando terminé mis estudios de maestría hice un plan de vida, en ese plan escribí que quería correr un maratón antes de cumplir 40 años, tenía 28 en ese tiempo. Faltaba mucho para llegar a la edad que programé. Además en ese tiempo no estaba tan interesado en correr como lo estoy hoy.

En el año 2007, 7 años después de escribir eso. (que debo reconocer ni recordaba) escribí esta año quiero hacer algo “amazing” “grande” memorable, una actividad “asombrosa”, retadora y que recuerde toda mi vida.

Así que comenzaron a pasar ideas por mi cabeza y me encontré con una publicidad de una agencia de viajes que anuncia ir al maratón de Nueva York. Vi que la fecha límite era en junio justo para el día de mi cumpleaños. Así que me dije: este año va a ser grande.

En junio, me registré para correr mi primer Maratón, con la única experiencia de haber corrido una carrera de 10kilómetros. Así que me registré. Al Salir de la agencia lo primero que hice fue ir a una librería a comprar un libro de instrucciones para correr un mararón en 4 horas. Seguí mis instintos y las instrucciones del libro por supuesto.

Este reto implicaba además del entrenamiento la parte que digamos ya tenía, reservar tiempo cada semana para entrenar, cada día para ir al gimnasio, tiempo los fines de semana para hacer las carrera largas, comer mejor, descansar lo adecuado.

Por otro lado, el viaje, que estaba en medio de la temporada en mi trabajo, así que tenía que hacer los arreglos necesarios, además de reunir el dinero suficiente. Como era un reto que quería compartir iríamos mi esposa y yo, así que la complejidad de arreglar todo era por dos.

Soy un creyente de que cuando la meta está clara, el universo arregla TODO para que suceda de la mejor forma si es lo correcto y perfecto para tu plan de vida.

Correr por las calles de Nueva York es uno de los momentos que siempre recuerdo, hace que mi vida sea Asombrosa.

Este reto, puede ser tan complejo o tan sencillo como lo querías hacer, elige una actividad solo una actividad que pueda ser asombrosa y que creas que recordarás para toda la vida. Puede ser tal vez, hacer un viaje, o ir a un espectáculo en otro país, o comer en un lugar especial. Lo mejor de esto es que para que algo sea asombroso el primero que tiene que reconocerlo es el autor. Estoy convencido que fue mi corazón y mi energía positiva fueron los que arreglaron todo para ir a Nueva York, déjalo en manos del Universo y haz tu parte.

Me encantaría saber o conocer alguna de tus historias.

Deja un comentario