6 de enero. Día de reyes.

La costumbre católica nos dice que este 6 de enero en la madrugada llegan los Reyes, que sueño tan lindo era ese. Yo recuerdo con mucho cariño cómo mis papás nos hacían escribir nuestras cartas a los reyes, ahí hacíamos un recuento de lo que habíamos hecho y sobre todo si nos habíamos portado bien o mal, ¿cuál era nuestra conclusión siempre? ¡Claro! nos habíamos portado bien. En ese tiempo recuerdo que me hizo muy feliz, una bicicleta; otro año, que siempre recordaré, fue el de los muñecos de “kid acero” y otro más el de los hombres elásticos. Mis papás siempre se tomaron el tiempo para que “los reyes” nos trajeran nuestro regalo, y hasta la fecha en casa de mis papás si dejas tu zapato, algo te dejarán. Hoy quiero compartir contigo mi carta a los reyes, y me gustaría que tu también compartieras lo que vas a pedirles.

“Queridos Santos Reyes, Melchor, Gaspar y Baltazar:

Como este año me porte muy bien les quiero pedir las siguientes cosas:

Ahora no quiero cosas para mí, porque este año aunque no se los pedí, me trajeron mucho trabajo, lo que trajo consigo un ahorro considerable para poder casarme, así que qué más les puedo decir si me trajeron también una esposa, la esposa más linda del mundo, bueno para mí lo es, porque además de linda, es amorosa, alegre, comprensiva y como todas las mujeres (según creo) me hace tender la cama (estoy seguro porque todos mis amigos casados han pasado por el mismo tratamiento). Este año también me trajeron la bendición de mi papá en la iglesia cuando me casé y la bendición de mi mamá, también me trajeron una serenata en la iglesia de dos amigos míos muy queridos que me cantaron el ave maría y el sueño imposible, que ahora que lo veo si es muy posible. Además de bailar con todos mis hermanos en mi fiesta abrazados y untarnos el sudor del baile de mi boda. En fin… me trajeron muchas bendiciones, hoy quiero pedirles para otros.

Para mi esposa paciencia para ser siempre alegre, amorosa y cariñosa como es, para mi suegra, paz y amor, para mi papá la fuerza para tener una vejez decorosa como él dice; para mi mamá tiempo y sasón para que siga cocinando tan rico, ya que así hace que mi corazón y mi barriga se alegren. Para mis hermanos les pido que les den luz para alumbrar el camino para que pongan la meta de este año y que lleguen alegres, orgullosos y satisfechos; para mi amigo el gordo fuerza para que tenga mucho trabajo y para mi amigo el árabe amor, paz, cariño y “retearto trabajo” porque ya viene mi sobrina, ah! para su esposa salud durante 9 meses para ella y mi sobrina y para toda la vida. Para las urrracas, (cacatúas, aguacates y peras)1 salud, y el tierno abrazo de un hombre que las haga ver que más vale un abrazo con amor que 10 horas de trabajo en una oficina. A mis alumnos, les encargo que les traigan tranquilidad en su casa, trabajo a sus padres, para que ellos obtengan su sueño, terminar su carrera; a mis trabajadores, ánimo para seguir viendo la riqueza de tener un trabajo, cuidarlo y disfrutar de sus frutos; a mis clientes mucho trabajo en familia.

Es curioso queridos reyes, ahora que les pido esto para ellos veo que también es para mí porque ellos son mi alegría, son mi paz, mi amor, mis aventuras, mis deseos, mis ilusiones.

Ya que les escribí, pues también les pido para mí, salud y trabajo, que la alegría y el amor… lo pongo yo.

Prometo ser buen hombre (y también esposo)2 este año.

Pepe”

Disfruta la Rosca de Reyes y si te sacas el muñequito, nos veremos el 2 de febrero.
1 Amigas de mi esposa
2 Nota solicitada por mi esposa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *